Sociedad corrupta, sin sanción social

#opinion

Por: Martín López González

La aceptación de la corrupción permite actitudes como la de que los funcionarios públicos “roben pero que hagan”. Esta crece y se consolida porque llega a ser culturalmente tolerada por la población en ciertos contextos. Se cultivan así, comportamientos claramente ilegales y moralmente censurables. Por eso tuvimos varios alcaldes y gobernadores presos y otros tantos sancionados, que imitaron a los demás, con muy pocas excepciones.  Para muchos coterráneos  el trabajo honesto no es algo digno de imitar. Mientras  que aquel  funcionario público que súbitamente se enriquece es  un ‘teso’ que  merece  admiración.

Leer más

“Educación en medio de la pandemia”.

Por: Eduardo Frontado Sánchez, Consultor de temas de Diversidad e Inclusión.

 

Ciertamente todos estamos con el tema de la Pandemia, tratando de anticiparnos a sus consecuencias, a sus cambios, para hacer de ello la transformación que necesitamos y lograr lo que tanto ansiamos: un mundo mejor en donde todos podamos convivir de manera activa, armónica y productiva, donde nadie domine a nadie, sino que caminemos juntos, pensemos en todos y deseemos lo mejor para todos; empezando por nuestro entorno más cercano y el respeto al medio ambiente.

Leer más

La bancarización en Colombia puede repuntar el fraude online.

Por: Luisa Esguerra, Vicepresidente para Latinoamérica de Buguroo.

 

En Colombia como en toda Latinoamérica se ha tardado más en aceptar la banca normal en comparación con otras regiones.Un amplio sector de la población solía realizar sus transacciones principalmente en efectivo. Asimismo, la penetración de internet y la oferta de servicios digitales a los clientes de los bancos aún se encuentran en un lento proceso.

Leer más

El sistema se cae. Preparémonos para el cambio.

Por: Alfonso Camerano Fuentes
 
La táctica para ganar el próximo debate electoral es definitiva si tenemos vocación de ser gobierno.
 
Lo primero, debemos pensar como conductores de una nueva sociedad que viene de la vieja, pero que se sacude y busca salida a problemas reales que no resuelve el actual modo de organización política.
 
Hay un desgaste institucional que divorcia la estructura actual del nervio social que palpita en las carreteras con La Minga o en la que marcha en las principales arterias de las capitales del país marcando el paso a una sociedad que se sacude porque quiere algo que no encuentra en la decadente clase dirigente.
 
La pandemia vino a descubrir con más crudeza la verdadera realidad del sistema: su incapacidad para devolvernos lo mínimo que nos asegure esperanzas de supervivencia real como seres humanos.
 
Se han juntado dos condiciones propias de la víspera de los grandes saltos sociales que harán saltar en mil pedazos la actual organización social: 
 
Una, la necesidad de alcanzar condiciones de vida digna, totalmente perdidas en este sistema, por una institucionalidad que prefiere satisfacer a una minoría socia del capital trasnacional que saquea la riqueza nacional e impone un sistema decadente y sin futuro.
 
Para sostenerse en el poder invierte parte del saqueo en la corrupción de sus propias instituciones, envileciendo sectores de las capas medias y populares que convierte en paradigmas de una juventud que cree encontrar el futuro en la ligazón al nuevo estado en cuanto instrumento “legal” de supervivencia y acumulación de riqueza a cómo dé lugar.
 
El Congreso de la República no logra ser el canal del debate o el escenario de la conciliación; por el contrario, es Asamblea de sordos que fabrica  mayorías negociando decisiones que no solucionan las necesidades del pueblo que los eligió; ni siquiera la de su propio electorado.
 
La destrucción del ambiente sano llevando la contaminación del aire en las grandes ciudades; provocando el desastre de los vertimientos industriales y deshechos  de los mares, rios, y humedales; la tala del bosque natural de reserva para cultivar coca que empobrece al campesino y etnias ancestrales; el asalto a los páramos, entre otras conductas depredadoras, obligan a la organización por la base para detenerlos en su desenfrenada carrera de ambición personal que sacrifica la vida del planeta.
 
Hay obstáculos por vencer: uno, nuestra propia organización, la política; tenemos un buen equipo de parlamentarios pero todavía limitados en la representatividad regional;  somos débiles en el Caribe donde sale a votar más base que partido a la hora del debate presidencial, con presencia significativa en las capitales de departamento y en los municipios más poblados economías urbanas de rebusque.
 
Otro, el afán de ganar el centro con la presencia de nuevos sectores oscilantes entre los grandes cambios estructurales que reclaman las mayorías y los que enderezarían el sistema haciendo concesiones pero sin ofrecer un nuevo rumbo a la política neoliberal fundada en la entrega de lo público a los grandes inversionistas, sin políticas sociales de fondo que nos saquen del hueco.
Leer más

COFIRMADO EL GOBIERNO LE REGALO LA CARTERA Y LA FACTURACIÓN DE OCTUBRE A LAS EMPRESAS AIR-E Y AFINA. EL REGALO FUE DE $1.4 BILLONES

Por: Jorge Vergara Carbó

El 4 de octubre, de este año denuncie en un documento publicado en varios medios de comunicación entre ellos La Libertad, Corrupción al Día, Te la tiro Plena, Costa Noticias, Noticosta y otros, titulado “Hasta cuando debemos esperar los colombianos señor Presidente Duque para conocer los pormenores de la venta de Electricaribe”.

Leer más